Los dos lados de la cama

Hace más de un mes que nos mudamos y las paredes de nuestro súper luminoso piso siguen desnudas, sin adornos, sin decorar. Queremos tomárnoslo con calma y dejar que llegue el día en que veamos algo que nos identifique. Con el salón no tengo prisa, no me disgusta verlo blanquito pero nuestra habitación es que es blanca nuclear. Está demasiado intacta.

Pensando en cabeceros y demás, se me ha ocurrido darle personalidad a cada lado de nuestra cama. Es increíble pero Carlos y yo hemos vivido en unas cinco o seis casas diferentes y siempre, siempre hemos elegido el mismo lado de la cama. Es más, nunca ha sido necesario hablarlo, cada uno sabe ya cuál es su lugar. ¡Y nos pasa inluso cuando acampamos! Es algo tan personal que se me ocurre que cada uno decore a su gusto cada lado de la cama. Estoy segura que Carlos apostará por decorar su lado con mapas y fotos de Colombia y yo por alguna lámina con rollo maternal, algún diy divertido, alguna guirnalda… En fin, os enseño las ideas que he recopilado a ver si me ayudáis con alguna más:

1. Usar una caja de fruta como mesita de noche. Da mucho juego y no ocupa espacio en el suelo.

2.Darle onda a la blancura de mi pared con alguna lámina chula

3. Algún DiY chulo hecho con los mapas de Buenos Aires – Sevilla – Bogotá. Las ciudades que nos mantienen unidos y separados en la misma medida a Carlos y a mí.

4.Alguna guirnalda chula para dar color y alegría a mi rinconcito.

5.Un toquecillo con origami (primero tengo que aprender a hacerlo)

En fin, ya me conocéis bastante, ¿alguna idea que me pueda funcionar?

Prometo fotos cuando esté todo listo 🙂

Feliz día