Herencias de una puérpera

O cómo reconocer a una recién estrenada mamá en cinco sencillos pasos.

1. La puérpera (palabro horroroso, por cierto) se distingue por unas sombras violáceas en la parte inferior del ojo cual oso panda trasnochado. Si, para más inri (qué católica-apostólica-romana me ha salido), la susodicha es autónoma, el color de las comúnmente llamadas ojeras se intensifica.

2. En noches de baby fiesta y tras varios “bailes agarraos” con el bebé, entonando desde Duérmete Niño hasta Booooooomba de King África (oye, una desesperada prueba con todo), el despertar está protagonizado por unas venillas rojizas e incandescentes que adornan el blanco de los ojos cual malo malvado de dibujito animado.

3. Las uñas de una puérpera están sin pintar o, si ha tenido la suerte de pintárselas sin que se despierte en media sesión de belleza in house, las tendrá descascarilladas y roídas.

4. Una puérpera se identifica rápidamente por el olor, intensificado sobre todo en unos de sus hombros, según donde tenga a bien el señor o señora bebé expulsar sus gases de la sobremesa. El olor es una mezcla entre queso fresco abierto durante cuatro días y leche de chivito.

5. Una puérpera desarrolla el sentido del oído hasta límites perrunos. Una está entrenada para distinguir el llanto de su bebé entre cienes de berridos, oír a cientos de metros si se quitó la sábana, si soltó el chupe, si bostezó o el pestañeo de sus ojos despiertos.

Y esto, amigas, “es asín”.

Anuncios

Cesta útil para una embarazada novata

Poco a poco una se va haciendo experta en temas barriguiles. Hay mil cosas que una no sabe cuando se queda embarazada. Son nueve meses de cambios y de constante aprendizaje. Después de lo vivido y ya con la barriga desinflada y una niña en siete sueños junto a mí, estoy en disposición de imaginar una cesta de cosas indispensables para una futura mamá. Así que si vas a ser mamá o quieres regalar algo original y útil, anota lo que debe incluir tu cesta:

Empezamos por los primeros meses. Unos meses de naúseas, malestar y adaptación del cuerpo a lo que se avecina. Pues bien, tres cositas que me sirvieron para aliviar ese “asco” a todo: Ginger Ale, Galletitas tipo Cracker como las Tuc y regaliz. Estas tres cositas te ayudarán a reducir el malestar y sentirte mejor.

Cesta útilLos imprescindibles en la cesta son los de aquí abajo. Para ejercitar el perineo o periné es indispensable hacer los ejercicios de Kegel (búscalos en google), hacerte masajes con aceite de rosa mosqueta o usar unas bolas chinas. Sí, sí. Para las curiosas, ésta es una excusa perfecta para comprarse unas.
Un súper imprescindible y lo voy a poner en negrita y subrayado es el ácido fólico. Realmente deberías haber empezado a tomar ácido fólico en cuanto os animásteis a tener un hijo pero si no lo has hecho, no pierdas ni un día más.
Y, por último, el aceite de almendras dulces para hidratar y mantener la tripita con 0 estrías.

Cesta útil

Un par de cositas que seguro no habéis imaginado pero que os salvarán de un momento chungo más de una vez. Un abanico, no se sabe cuando van a atacar los calores y se pasa fatal con el sofoco. Y, ¡una copia de las llaves de casa! ¿Cómorr? Sí, sí. La mente se dispersa, una se vuelve despistada y es capaz de guardar las llaves en el congelador y encontrarlas tres meses después junto a los san jacobos.

Cesta ÚtilY, como colofón final al embarazo, cuatro pequeños placeres que os sentarán requetebien: un masajito y un baño de lavanda. Los meses que vienen serán de mucho cansancio, estrés y el ánimo sobre una montaña rusa. Así que aprovecha para coger aire y mentalizarte de los cambios.

Cesta útilSal. Ve con tu pareja al cine o regálate una buena cena con la mejor compañía. Son dos de las cosillas que tardarás en volver a hacer con normalidad.

Cesta útil

Por último, y esto es un ayudón para los familiares y amigos, dos series de detallitos que harán sentir mejor a la nueva mamá después del parto.

Con la primera visita, llevarle sushi o jamón. Dos de los productos prohibidos en casi todos los embarazos. Basta que te lo prohiban para que te mueras por un bocadito. Y el segundo detalle, y este me parece el más importante y valioso de todo el post, es prepararle una pila de tuppers con sus platos preferidos. Si algo le falta a una mamá novata es tiempo y agradecerá en el alma una comida rica a golpe de microondas.

Cesta útil

Y la otra, y última, serie de detallitos postparto no son materiales. Anima a tu amiga a darse una ducha laaaarga mientras tu te haces cargo del bebé. Hazle su cama, friega los platos o recoge todos los pañales que tiene desperdigados por la casa. Parece una tontería pero no lo hace porque no tiene tiempo. Y, por último, y muy importante. Escúchala y habla sin juzgar, sin consejos. Entiéndela. Ser mamá no es facil y no lo sabrás hasta que llegue el día.

cesta útilTodas las fotos las he visto en Pinterest

¿Qué os ha parecido? ¿Me dejo alguna otra cosa necesaria? Mamás,pedid por esa boquita, ¿qué agradeceríais que hicieran por vosotras de vez en cuando?

¡Feliz día!

¡Pásate por nuestra Shop!

Síguenos en: FacebookTwitter PinterestInstagram – Bloglovin