La maternidad o cómo pasamos de Mujer a Tarántula

Y no, precisamente, porque nos convirtamos en superwoman (que sí). Durante las primeras semanas, una va notando el cambio: menos humana, más tarántula.

DeMujerATarantula

– Los pelos de las piernas comienzan a crecer y a crecer. Una, que no ha tenido tiempo real para agachar la vista y ver aquello, sufre un ataque de personalidad cuando se encuentra esa maraña que le impide reconocer que detrás de la Selva Negra, están lo que una vez fueron sus piernas.

– Lo de los ocho brazos no tiene misterio alguno. De repente tendrás el superpoder de pelar una gamba con una mano, mover el cochecito para que la fierecilla se calme, mojar la gambita en mayonesa, rascarte la nuca y sin dejar de mover el cochecito, limpiarte los pelos que con tanto rascoteo te los has pringado de salsa blancuzca a lo Algo Pasa con Mary.

– Los ocho ojos. Sí, las tarántulas tienen ocho ojos. Ya, yo tampoco lo sabía y esto sí que es un superpoder. Ahora entenderás cómo tu madre sabía que habías metido el dedo en el pastel ¡si estaba de espalda! Desde cualquier ángulo serás capaz de ver que a la fiera, le resbala un poco de leche por la barbilla, que el padre se ha dejado la luz encendida de la cocina, ups y la del baño, ¡y la de la habitación! (esto es verídico), que junto al sofá hay pelusas para parar el hipo de toda una vida, que el bote de leche está bajo mínimos y que no puedes creer, de nuevo, que esos pelos que asoman entre el calcetín y el pantalón sean tuyos.

– Devoradora de Hombres. Vale, esto no sé si era la tarántula, la mantis religiosa o las dos. Pero si no tengo tiempo a darme cuenta de las lianas que tengo en las piernas, mucho menos para buscar en la wikipedia. El caso es que existirán esos días en los que te comerías al padre de la criatura y no precisamente a besos. A las siete de la tarde, sin haber podido pasar por la ducha, con la espalda destrozada, un overbooking de pelusas en el salón, las ojeras a lo oso panda, un blog patas arriba y el pelo pringoso de mayonesa, llegará él y sólo querrás vengarte y devorarlo (hormonas on fire!).

#québonitoessermamá

Síguenos en: FacebookTwitter PinterestInstagram – Bloglovin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s